Paola Zuban: “Aun teniendo paridad, en general, las mujeres son excluidas de la mesa chica de las decisiones”

Florencia Filadoro: “Los gobiernos locales, más allá de la escala, deben y pueden darse una estrategia de comunicación”
18 mayo, 2019
Ignacio Fidanza: “Hay un problema en el mercado que no está visualizando bien el cambio sociológico en el consumo de los medios”
3 junio, 2019
Mostrar todo

Paola Zuban: “Aun teniendo paridad, en general, las mujeres son excluidas de la mesa chica de las decisiones”

Politóloga y directora de investigación en la consultora Gustavo Córdoba y Asociados, donde es socia y cofundadora, Paola Zuban es una voz de referencia en el estudio de la opinión pública y la comunicación política de género, desempeñándose hace varios años como docente del programa de Liderazgo Político y Social de la Escuela de Formación Política y Social para Mujeres del Consejo Provincial de Mujeres del Gobierno de la Provincia de Córdoba, y de metodología de investigación en opinión pública y género de la Diplomatura de Comunicación Política y Género de la Fundación Documenta y ALACOP.

Para conocer su diagnóstico sobre la situación actual de la temática y las perspectivas de debate que implica la próxima campaña electoral nacional Comunicación Pública dialogó con Paola Zuban.

Luego de un 2018 muy marcado por las discusiones sobre diversas temáticas asociadas a la agenda de género, 2019 parece haber comenzado centrado en otros ejes, ¿era esto esperable?

Luego de la relevancia que tuvo la agenda de género durante 2018, cuando tuvimos el Ni una menos, el debate por la modificación de la ESI, el Mirá como nos ponemos, el 8M, que fue muy multitudinario, a nivel global incluso, era esperable que las agendas políticas recogieran de alguna manera estos temas, y que se plantearan en las campañas electorales, sin embargo, es verdad que hasta hoy a nivel nacional la cosa parece haberse enfriado un poco porque, al menos en esa instancia, lo que está caliente es el debate por los nombres. 

Aclaro lo de a nivel nacional porque en las provincias donde ya se ha votado para gobernador los temas de género sí se han visibilizado sea en las plataformas electorales, en las propuestas o en las campañas, en algunos casos solo a través de pinceladas muy leves, y en otros como temas centrales, además de que hemos visto varias candidatas mujeres a cargos ejecutivos.

De cualquier manera, en lo personal, obviamente me preocupa la falta de visibilización del tema en esta pre campaña presidencial, aunque creo que responde a que todavía no tenemos los candidatos definidos, y mucho menos las propuestas. 

Hoy, los temas en términos de opinión pública van y vienen, las interacciones entre las agendas públicas, las políticas, y las de los medios son muy dinámicas, y que el tema no esté en consideración ahora, o al menos que no esté entre los diez que más interesan a los argentinos, no implica que no pueda tomar nuevamente y en poco tiempo relevancia.

De hecho, si hacemos un seguimiento de la mayoría de los candidatos políticos que ya se han definido, y han iniciado sus campañas a nivel provincial o municipal, podemos ver que los medios les han preguntado a la mayoría cuáles son las propuestas que tienen dentro de sus plataformas en torno a la agenda de género; y así como muchos no sabían qué contestar, también hubo muchos otros que ya tenían su postura tomada y formada, con lo que es esperable que tengamos novedades también a nivel nacional.

¿Algo que seguramente impulsará que este año en el ámbito legislativo regirá la Ley de Paridad?

Sí, una exigencia muy resistida, que llega luego de muchos años de lucha, de reclamos, y de conquistas de los movimientos feministas.

Igualmente el tema es complejo, porque en provincias como Córdoba, por ejemplo, tenemos la ley de paridad 50 y 50 hace mucho, pero tiene varias trampas, por ejemplo: en el caso de legisladores el que se elige por distrito único, siempre es varón, luego entre los que se eligen por departamento, en una cantidad proporcional a la cantidad de población de cada uno, en listas paritarias, el primer candidato también es varón, con lo cual entre el que va por distrito único, y el que va por lista proporcional ya tenés dos varones adentro, la segunda es mujer y el tercero es varón: Tenés tres varones y una mujer. Con lo cual tenemos paridad, pero la legislatura no termina siendo realmente paritaria.

En ese sentido, creo que es importante comenzar a explorar mecanismos de paridad horizontal, como existen en algunos países de Europa, pero también de América Latina. 

Por otra parte, también en este punto es importante marcar que aun teniendo paridad, en general, las mujeres son excluidas de la mesa chica de las decisiones, porque los que arman las listas suelen ser varones, y las mujeres que ponen dentro de las listas, o que acceden a lugares en las listas suelen estar fuera de los espacios de decisión.

Entonces, entiendo que vienen muchas peleas más, porque que la paridad esté instalada por ley no implica que realmente haya igualdad de condiciones. Tal vez a medida que las mujeres vayamos teniendo acceso a las mesas de decisiones las cosas vayan mejorando, hemos logrado un paso importante, pero falta.

También es cierto que no todas las mujeres, solo por el hecho de serlo entienden la importancia de adoptar la perspectiva de género  

En términos de opinión pública lo que se ha medido hasta aquí indica que el escenario está bastante repartido entre las mujeres que están empoderadas, que tienen perspectiva de género, y aquellas que aún no tienen conciencia real de estas cuestiones.

Es lo que Bourdieu plantea al hablar de violencia simbólica, que implica a aquellas mujeres que no se reconocen como víctimas, porque no reconocen que esa violencia existe, y de alguna manera contribuyen a que aquel que la ejerce continúe haciéndolo tranquilamente.

Los movimientos feministas son movimientos ascendentes, que desde las bases de la sociedad van penetrando espacios en los medios y la agenda política, pero tiene que llegar un momento donde la agenda política sea la que impulse políticas públicas que abarquen a todo el conjunto de la sociedad. No se trata solo de empoderar a las mujeres, somos el 50 % de la sociedad, y necesitamos que el otro 50% también esté capacitado, informado y entienda qué las políticas de género antes que nada implican la promoción de un concepto básico de igualdad entre las personas.

¿Finalmente, cuáles crees son las temáticas concretas que entrarán en debate en la campaña y en el nuevo período post electoral?

Creo que han quedado muchas temáticas pendientes desde el año pasado, y también se han logrado cuestiones importantes:  la Ley de Paridad, que en estas elecciones comenzará a aplicarse; la Ley Micaela, que obliga a todos los funcionarios públicos a capacitarse de manera permanente en cuestiones de género, y esperemos se vaya aplicando en el ámbito nacional, y en cada una de las provincias. Pero también quedan muchas temáticas pendientes: desde el aborto legal, seguro y gratuito, que a partir del 28 de mayo seguramente volverá a ser motivo de debate y polémica; pero también la reforma de la ESI; la declaración de emergencia nacional por la violencia de género, porque cada vez son más las mujeres que mueren por hora en el país, y menos el presupuesto para tratar estas temáticas; el tema del cupo laboral trans; de la quita del IVA a los productos de gestión menstrual; del aumento de la cantidad de mujeres en la Corte Suprema de Justicia y en otros tribunales; la Ley de Paridad para los cargos ejecutivos, muchísimos temas que seguramente los movimientos feministas van a seguir empujando.

En ese sentido, debemos reconocer que el ciberfeminismo ha tenido un rol muy importante en la cuarta ola del feminismo, y ha logrado que muchos de estos temas penetren la agenda, más allá de las resistencias de algunos políticos, que por no pagar costos, o tener ciertos compromisos con sectores conservadores o religiosos, han preferido no avanzar. Ahora la gente los visibiliza por su cuenta, elude intermediarios, y de alguna manera logra interpelar a toda la sociedad para seguir avanzando en términos de igualdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *